Inicio » Salud » Almohadas para bebés y niños; cuáles son recomendables

Almohadas para bebés y niños; cuáles son recomendables

Durante la infancia, el sueño en los niños debe ser tranquilo y reparador, ya que durante las horas en las que los bebés duermen, se potencia mucho más su crecimiento y desarrollo. Pero hay que tener en cuenta que el descanso en los niños no es exactamente igual que en los adultos, y no siempre las almohadas para bebés y niños son necesarias o se utilizan las más adecuadas.

Vamos a ver cuáles son las almohadas que un bebé necesita, a partir de qué edad puede empezar a utilizarlas, y cómo debe ser la calidad de éstas para asegurarnos de que el niño duerma correctamente y pueda crecer sano.

Almohadas para bebés y niños según la edad

Almohadas para bebésEn sus primeros meses de vida, las almohadas para bebés no deben existir. Es decir, lo recomendable para un niño recién nacido es que duerma con el menor número de objetos a su alrededor; ni almohadas, ni peluches, ni cojines antivuelcos… es mucho más cómodo y seguro para él.

Sólo en el caso de bebés prematuros en los que aún no se han desarrollado del todo los huesos de la cabeza y siguen siendo blandos, se utilizan cojines especiales para evitar que se deforme y se aplane durante las horas de sueño. Pero estos cojines siempre deben usarse bajo consejo médico, siempre es mejor preguntar a un profesional antes de recurrir a ellos.

Antes de los 2 años de edad, se pueden utilizar almohadas planas y pequeñas especiales para niños, pero en la mayoría de los casos, los niños de tan corta edad se mueven tanto que la almohada siempre acaba el cualquier lado de la cama menos en el lugar dónde debe hacer su función.

Almohadas para bebés y niñosEn estas edades el niño no necesitará almohada, así que podemos prescindir de ella. Si decidimos usarla, deberá ser muy fina.

Cuando el niño ya llega a una edad en la que su postura de sueño es estable, podrá empezar a usar almohadas adecuadas. Ésto suele ocurrir cuando la talla del niño ya es mayor que la de la cama, y no consigue moverse a lo largo de ella cambiándose de postura tan fácilmente.

En todos los casos, las almohadas ya podrán ser iguales que las que usamos los adultos, y siempre que se adapten a la postura en la que suele dormir el niño para que le resulte más cómoda.

Si el niño duerme bocarriba, son recomendables las almohadas para bebés y niños con surco que se amolden a la nuca. Si duerme bocabajo, es mejor una almohada muy fina. Si duerme de lado, la almohada tendrá que ser consistente para que mantenga la cabeza bien alineada con la columna y sea cómoda.

Almohadas para bebés y niños; cuáles son recomendables
5 (100%) 1 vote

Etiquetas: , .

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Free WordPress Themes - Download High-quality Templates