Inicio » Educación » Cómo hacer reír a un bebé de 1 año

Cómo hacer reír a un bebé de 1 año

Cuando los niños tienen alrededor de un añito de edad, ya empiezan a comprender ciertas bromas de los adultos, y se parten de risa con ellas. Los niños tienen un humor diferente al nuestro, su lógica no es la misma, es mucho más sencilla, y por eso es tan fácil sacarles las carcajadas haciendo una y otra vez la misma broma, ¡nunca se cansan!

Pero los adultos tampoco nos cansamos de verlos reírse tan felices, así que si tú también quieres descubrir cómo hacer reír a un bebé basándonos en las bromas que más gracia les hacen a ellos, sigue leyendo, porque seguro que te interesa.

Cómo hacer reír a un bebé; trucos para arrancarle una carcajada

Cómo hacer reír a un bebé de un año Fomentar el buen humor de los niños haciéndoles reír es un aspecto muy positivo para su educación. Cuando cumplen un año de edad, los niños comienzan a tener un humor más inteligente, pero no todo vale para hacerles reír, vamos a ver cómo hacer reír a un bebé de forma fácil:

Predecir lo que va a pasar. A los niños les gustan mucho las bromas repetitivas, porque les encanta saber qué va a pasar a continuación. Por ejemplo, cuando nos escondemos la cara con las manos, y acto seguido nos la volvemos a descubrir gritando un ‘buh’ muy divertido. A ellos les encanta que lo repitamos una y otra vez, y siguen partiéndose de risa, porque ya conocen esa broma y la toman como algo suyo.

Salir de la rutina haciendo cosas imposibles. Los niños a partir de un año de edad ya tienen su rutina diaria, y empiezan a darse cuenta de que hay cosas que siempre se hacen de la misma manera. Por esta razón, si por ejemplo un adulto intenta ponerse uno de sus zapatos pequeñitos que no le caben, o si le ponen el pañal en la cabeza, se parten de la risa, porque es algo ilógico que les parece muy gracioso.

Hacer reír a los adultos. A los peques también les encanta sacarles sonrisas a los adultos, por eso si descubren que haciendo algo los adultos se ríen, van a volver a repetirlo una y otra vez para hacernos reír. Por ejemplo, si aprende un nuevo baile que ha hecho reír a mamá, no va a olvidarlo, y volverá a repetirlo para hacer reír a mamá a diario.

Cómo hacer reír a un bebé– Relación causa-efecto. Por la misma razón, si hacen algo divertido que causa que los adultos tengan una reacción graciosa, van a volver a repetirlo, siempre que siga siendo divertido para ambas partes. Por ejemplo, cuando chapotean en la bañera y ven que sus papás ponen una cara de enfadados y luego se ríen; van a hacerlo más veces para conseguir el mismo resultado, y se reirán mucho cuando lo consigan.

Hay diferentes formas de aprender cómo hacer reír a un bebé, ya que cada niño es un mundo; pero os animo a que busquéis cuáles son las más efectivas para vuestro peque, porque no hay más tierno y sano que la risa de un niño, ni nada que influya tanto en su educación a partir del primer año de edad.

¡Dame tu opinión!
Etiquetas: , .

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Free WordPress Themes - Download High-quality Templates