Inicio » Educación » Efecto pigmalión en niños; ¿Cómo les afecta realmente?

Efecto pigmalión en niños; ¿Cómo les afecta realmente?

Una leyenda de Chipre cuenta la historia del rey Pigmalión, un gran artista y escultor, que después de mucho tiempo buscando a su mujer ideal sin éxito, decidió escupirla él mismo en piedra. La diosa del amor Afrodita le concedió el deseo de retornar a la mujer de su sueños a la vida, como explica el efecto Pigmalión, cumpliendo en esa estatua todas las expectativas que el rey tenía y que deseaba encontrar en una persona.

ejemplos de efecto pigmalion

A partir de esta leyenda nace el conocido hoy en día efecto Pigmalión, del que se habla últimamente tanto en el terreno de la educación infantil.

Tanto los padres como los propios educadores podemos utilizar esta técnica de una forma positiva para favorecer a los niños. Pero también sin darnos cuenta, de una manera altamente negativa, a partir de la cuál, se dice que los niños acaban por adquirir cualidades totalmente contrarias a las que podríamos desear en ellos.

¿Cómo podemos utilizar entonces el efecto pigmalion en nuestros hijos para hacerles el bien? Vamos a a ver exactamente en qué consiste, y algunos ejemplos de técnicas de refuerzo positivo que nos vendrán genial para la educación de los peques.

¿Qué es el efecto pigmalión?

Se conoce efecto Pigmalión a la forma que tienen los padres de poner todas sus expectativas de vida en sus propios hijos. Este efecto se basa en la influencia que muchos adultos pueden tener para modificar los aspectos conductuales, emocionales, e incluso biológicos y de inteligencia en los niños.

recursos educativos

Según el significado de pigmalión en psicología infantil, las acciones que ejercemos sobre nuestros hijos pueden ser sinónimo de motivación como un refuerzo positivo, pero también ejercer un aspecto muy negativo en los niños al tener unas expectativas de ellos que no son capaces de cumplir o no quieren hacerlo.

A través de este vídeo podrás comprenderlo mucho mejor:

¿Quién inventó el efecto pigmalión?

Aunque el efecto Pigmalión no se documentó en el ámbito de la psicología hasta los años 60 gracias a Rosenthal, ha sido algo que todos los padres han utilizado a lo largo de la historia en la educación de sus hijos.

Los primeros en estudiar este efecto y documentarlo fueron Rosenthal y Jacobson, que analizaron la conducta de los niños en un instituto de California.

como educar a un niño

Ambos pudieron comprobar que, aunque todos los niños tenían las mismas capacidades de aprendizaje, motivando a algunos de ellos lograban fomentar su inteligencia por encima de los demás.

Con este experimento, demostraron que haciéndoles creer a los niños que tienen una gran capacidad intelectual, les motivan para que aprendan y trabajen mucho más duro, fomentando así sus conocimientos generales.

¿Cómo funciona este efecto?

Las espectativas que tenemos los adultos sobre los niños son tan influyentes, que son capaces de cambiar las capacidades generales que los niños presenten a lo largo de su vida. Este aspecto puede influir tanto de manera positiva como negativa.

Un niño cuyos padres y educadores tienen altas espectativas sobre él, se sentirá más motivado. En cambio, un niño en el que se tienen bajas espectativas, no será capaz de realizar ciertas cosas por sí mismo.

educación infantil efecto de pigmalion

El efecto pygmalion se puede transmitir a los niños de muchas maneras, no solo con las palabras que les dirigimos a los pequeños. También entran en juego el contacto visual, el tono y el lenguaje corporal con el que nos dirigimos a ellos.

Hay muchos niños que han sufrido el síndrome de pigmalion a lo largo de su vida sin ni si quiera saberlo. Si tus padres y educadores te han dicho toda tu vida que eres un niño muy inteligente, al final esa inteligencia sale a relucir por sí misma. Si por el contrario nos empeñamos en que un niño es torpe en algún aspecto, tendrá más posibilidades de fallar una y otra vez y no conseguirlo jamás.

Factores que influyen en el efecto pigmalion

Sin que nos demos cuenta, muchos padres y educadores usamos a diario el efecto pigmalión en el aula o en casa. Algunos de los factores que determinan el que usemos un refuerzo positivo o negativo sobre los niños pueden ser los siguiente:

Estado de ánimo

El estado de ánimo de los adultos influye considerablemente a la hora de dirigirnos a los niños. Unos padres o tutores malhumorados vamos a presentar un refuerzo muy negativo en los niños, bajándoles su autoestima, y sin potencias sus cualidades como ellos necesitan.

psicología infantil con niños

Para tratar mejor las características positivas de los niños es mejor demostrar un buen humor en todo momento, porque ellos se sentirán también bien consigo mismos, llevando el positivismo siempre como actitud.

Referencias paternas

La pedagogía que utilizamos con los niños suele venir marcada por los comportamientos que hemos aprendido a lo largo de nuestra vida. Por lo general, si nuestros padres han sido duros con nosotros, tenderemos a ser también algo duro con nuestros pequeños, aunque no sea nuestra intención.

Corregir este tipo de fallos en la educación de los niños es fundamental para que los niños crezcan en un buen ambiente. Si los adultos que nos educaron a nosotros se equivocaron, no cometas los mismos errores, y hazlo tú mucho mejor.

Paciencia

El efecto pigmalión en educación requiere muchas dosis de paciencia. Está demostrado que todos los niños tienen las mismas capacidades en un principio, pero hay algunos a los que les cuesta más desarrollar algunas de ellas. Para conseguirlo, solo necesitan un poco de paciencia por parte de sus educadores.

pigmalion efecto niños

Cómo aplicar el efecto pigmalión en niños

Si quieres aplicar el efecto pigmalión en los niños como un aspecto positivo de su educación, puedes empezar utilizando estas claves:

  • Acepta a cada niño tal y como es, respetándole en todo momento, incluso cuando no haga las cosas bien
  • Trata a todos los niños de la misma forma, brindándoles las mismas posibilidades
  • Reconoce sus habilidades, pero también sus limitaciones, y respeta el tiempo de aprendizaje que necesite
  • Potencia sus habilidades, reconociendo siempre sus resultados de forma individual y dentro del colectivo que puede ser la clase en el colegio o la propia familia

educación en el aula

  • Potencia la comunicación con el niño, siempre dentro de un ambiente de paz y confianza
  • Evita los discursos de carácter negativo, reforzando siempre la autoestima de cada niño potenciando lo bueno de cada situación, porque todo siempre tiene un lado positivo
  • No hagas caso de las recomendaciones o críticas de las personas que os rodean. Si tú confías en tu método, sigue adelante con él, todo sea por el bien del niño y su educación

Cómo usar el efecto pigmalión para ayudar a los niños

Debemos empezar a potenciar la autoestima de los niños desde su nacimiento, apoyándoles siempre en lo que hacen bien para que se sientan gratificados, y dedicándole el tiempo necesario a lo que les cuesta más aprender.

En ningún momento debemos alentar a un niño a que abandone algo por el mero hecho de que no consigue controlarlo. Por ejemplo, si un niño saca malas notas en una asignatura, no es recomendable que los padres nos conformemos con que las aprueben con un 5; debemos dedicarle tiempo y apoyarle para que siga luchando y consiga dominarlas por completo.

Efecto Pigmalión en niños

Crear un ambiente de confianza mutua en el hogar es una forma muy positiva de utilizar el efecto pigmalión en los niños. Cree en todo momento en las posibilidades de tus hijos, porque todos los niños nacen con las mismas capacidades, y si le ayudas a explotarlas, ten por seguro de que puede llegar muy lejos, y ser en la vida lo que ellos quieran, no lo que nosotros queramos que sean.

Efecto pigmalión en niños; ¿Cómo les afecta realmente?
5 (100%) 2 votes
Etiquetas: , .

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Free WordPress Themes - Download High-quality Templates