Inicio » Educación » El amigo imaginario en los niños

El amigo imaginario en los niños

El amigo imaginario en los niños es una fantasía muy común que se suele dar entre niños de 3 a 7 años. No debe ser motivo de preocupación por parte de los padres, ya que sólo se trata a la mayor creatividad y la menor socialización que suelen tener los niños a estas edades.

Si para ti es complicado sobrellevar la presencia de un amigo imaginario en la vida de tu hijo, puedes seguir una serie de consejos, para que tu hijo pueda seguir un desarrollo normal, sin afectar y sin que te afecte esta etapa de su vida.

El amigo imaginario en los niños; cómo actuar ante estos casos

El amigo imaginario en los niños El amigo imaginario en los niños no es un síntoma de un desorden psicológico emocional en el pequeño, se trata tan sólo de un producto de la mente infantil que no precisa ningún tipo de intervención. Suele ocurrir en niños pequeños cuando éstos se relacionan más con adultos que con otros niños, lo cuál les hace tener una mayor creatividad.

Los amigos imaginarios acaban marchándose cuando el niño comienza a ir al cole y empieza una sociabilización con otros niños de su edad, y entonces desaparece la necesidad de tener ese amigo, ya que jugar con otros niños es más divertido para ellos.

En ocasiones, es difícil para los padres actuar frente a este comportamiento infantil. No sabemos cómo tomarnos esta presencia nueva en la vida de nuestro hijo, y puede ser incómodo y extraño para los adultos.

En primer lugar, no debemos preocuparnos en absoluto por el amigo imaginario en los niños, ya que tarde o temprano acabará desapareciendo cuando termine esta etapa, ni debemos rechazarlo, ya que puede ser algo muy hiriente para el pequeño.

Aceptarlo con naturalidad es la mejor opción, aunque nos cueste al principio. Ésto no quiere decir que potenciemos la existencia del amigo imaginario, preguntando por él en todo momento, pero tampoco evitarlo cuando nuestro hijo nos hable de él.

El amigo imaginario en los niños, cómo actuarEl amigo imaginario puede ser la excusa perfecta para que los padres nos podamos acercar a los sentimientos de nuestros hijos, de forma sutil, y analizar cómo se siente el pequeño, sus miedos, emociones, etc. El niño nos dará muchas pistas de sus sentimiento al hablarnos de su amigo, y podremos averiguar subjetivamente cómo se siente él mismo.

Sí que puede ser preocupante cuando nuestro hijo se sienta estresado e intranquilo con los juegos con su amigo imaginario. Si no se trata de algo inocuo, quizás sea hora de acudir a un profesional, que nos ayude a exteriorizar las preocupaciones del niño y ponerle solución a todo ello.

El amigo imaginario en los niños no es más que una extensión de él mismo, así que debemos tolerarlo con todos sus defectos y virtudes, al igual que lo hacemos con nuestro pequeño.

El amigo imaginario en los niños
5 (100%) 1 vote
Etiquetas: , , .

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Free WordPress Themes - Download High-quality Templates