Inicio » Educación » Hiperactividad en bebés; cómo saber si la padece

Hiperactividad en bebés; cómo saber si la padece

La hiperactividad es un trastorno cada vez más frecuente en niños, en la que los pequeños que la padecen muestran un mayor déficit de atención como principal síntoma que puede afectar de forma negativa a su desarrollo educacional. La hiperactividad en bebés puede detectarse de forma precoz, con posibilidad de tratar al pequeño cuanto antes, obteniéndose resultados cada vez más positivos.

Toma nota de los síntomas que pueden alertarnos de la hiperactividad en bebés menores de un año, y cómo actuar en el caso de que sospechemos un trastorno de déficit de atención ocasionado a raíz de este problema.

Hiperactividad en bebés; la voz de alerta

Síntomas de alerta como mal comportamiento, niños menores de un año que son incapaces de mantenerse quietos en la silla mientras comen o cuando van en el coche, pueden ser síntomas de hiperactividad en bebés, aunque no en todos los casos el problema puede deberse a ello.

Hiperactividad en bebés menores de un añoEste trastorno se caracteriza por una manifestación diferente en cada etapa de desarrollo del bebé; puede detectarse a los pocos meses de vida del pequeño, pero puede que los síntomas no sean los propios que se encuentren en niños más mayores. Es necesario conocerlos y detectarlos para ponerle una solución lo más temprana posible, y evitar que pueda afectar en la vida futura del niño.

Antes de cumplir 7 años, la hiperactividad en bebés puede manifestarse con movimientos bruscos e impulsivos del niño, pero no será hasta más adelante cuando se muestre claramente con una deficiencia en la atención del niño, trastornos del aprendizaje o otros síntomas que pueda afectar a su desarrollo educacional.

¿Cómo distinguimos entonces si un niño es simplemente muy activo o padece este problema de salud denominado hiperactividad?

– Los bebés especialmente inquietos, que son muy llorones y se irritan con facilidad, con alta sensibilidad a ruidos y sobresaltos, tienen más posibilidades de ser hiperactivos.

Hiperactividad en bebés– Cuando notamos dificultades para dormirse, se despiertan en muchas ocasiones a lo largo de la noche, y sobre todo se despiertan llorando. Pero hay que tener cuidado de no confundirlo con terrores nocturnos propios de los bebés.

– Si presentan un déficit de atención muy acusado; bebés que no reaccionan a la voz de sus papás, con problemas de sueño y de conductas alimentarias, expresividad facial pobre, desinterés por el medio que lo rodea, así como fallos en la capacidad motora cuando comienza a gatear y caminar. No confundir tampoco con los primeros síntomas de autismo que pueden darse en los bebés, ya que el tratamiento a seguir será muy diferente al de la hiperactividad en bebés.

Los padres debemos estar alerta a estas señales, y acudir a un especialista cuando creamos detectar alguna en concreto. No obstante, la hiperactividad en bebés a veces puede ser confusa, y es necesario tener cuidado a la hora de diagnosticar y tratar un problema que no sea el adecuado. La salud de nuestros hijos es lo primero, y debemos ser cautos en todo momento.

¡Dame tu opinión!
Etiquetas: , , .

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Free WordPress Themes - Download High-quality Templates