Inicio » Salud » Labio leporino: causas, cirugía y tratamiento

Labio leporino: causas, cirugía y tratamiento

El labio leporino es una deformación en el bebé que aparece durante la gestación, uniéndose el tejido del paladar y el labio superior de forma anómala. De esta forma, se crea una abertura en el labio que puede ser pequeña o ir hasta la nariz, y en algunos casos, se crea incluso un hundimiento en el paladar, denominándose paladar hendido.

Es una malformación que puede causar problemas en el niño, no sólo esteticamente, sino también durante la alimentación y en el habla, e incluso dar mayores problemas de infecciones en el oído, sobre todo cuando se presenta el paladar hendido.

Labio leporino, causas y síntomas

Labio leporinoAunque existen varias posibles causas para que aparezca este tipo de malformación, hasta el momento la única que se ha demostrado es la genética. También se cree posible que pueda ser causado por el consumo de drogas por parte de la madre (alcohol y tabaco entre otras), y el contacto con determinados virus durante el embarazo.

Según la forma que tenga el labio leporino, podrá causar unos u otros síntomas, y éstos ser de mayor o menor intensidad. Entre los síntomas más frecuentes encontramos:

  • forma anómala de la nariz
  • dientes no alineados (que se pueden solucionar con visitas al odontólogo)
  • ganancia de peso menor, y crecimiento retrasado en el bebé
  • escapes del flujo de leche por las fosas nasales y por el labio durante la alimentación
  • infecciones en el oído que pueden causar problemas auditivos si son repetidas
  • dificultades en el habla

Labio leporino, cirugía y tratamiento

Labio leporino causas y correcciónLa mejor opción para tratar el labio leporino y evitar los molestos síntomas en el bebé, es una cirugía para conseguir reestructurar el labio. Se suele hacer cuando el bebé es menor de 9 meses para facilitar la cicatricación temprana de la herida, aunque en ocasiones se debe repetir la operación cuando el niño es más mayor, para reparar otros defectos que pudieran darse en el crecimiento.

El paladar hendido también puede operarse en el primer año de vida del niño, para así favorecer su forma de alimentación y un correcto aprendizaje del habla.

La mayoría de bebés se curan sin dificultad, y apenas queda cicatriz durante la operación. Sí será necesario que un niño que ha padecido de labio leporino acuda con frecuencia al odontólogo para tener un control del nacimiento de los dientes, y consulte a un especialista en audiometría para comprobar que ninguna infección del oído haya afectado a su audición.

¡Dame tu opinión!

Etiquetas: , , .

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Free WordPress Themes - Download High-quality Templates