Inicio » Educación » Las 10 mejores fábulas cortas para niños con moraleja

Las 10 mejores fábulas cortas para niños con moraleja

Las fábulas cortas para niños son un recurso educativo que se han usado desde hace muchas generaciones para enseñar diferentes valores a los niños. Es una forma muy divertida de contar un cuento infantil, con una enseñanza final que el niño retiene en su memoria para saber cómo debe actuar y como no antes determinadas situaciones.

fábulas cortas para niños

La mayoría de fábulas cortas para niños vienen de nuestros abuelos, y muchas veces de mucho antes, pero se han mantenido constantes en las generaciones actuales, porque son historias con moraleja totalmente atemporales.

Seguro que a ti también te han contado muchas fábulas infantiles, pero no creo que te acuerdes de la mayoría. Por eso he hecho esta pequeña recopilación de fabulas con moraleja para niños que seguro que acabarás recordando cuando las leas, para que puedas leerlas o enseñarlas a tu hijos. Algunas son fabulas muy cortas escritas, y otras las podrás ver en vídeo, pero son todas diferentes, y la enseñanza final toca valores muy distintos.

Echa un vistazo a estos cuentos con moraleja que te traerán muy buenos recuerdos de tu infancia, y que tus hijos también disfrutarán, para que ellos puedan transmitirlas en un futuro a sus propios hijos y nunca se pierdan en las generaciones venideras.

Beneficios de las fábulas cortas para niños

Las fábulas cortas para niños tienen muchos beneficios educativos para los niños, por eso son tan empleadas por los padres para entretener, pero también en las escuelas para enseñar diferentes valores a los más pequeños de una forma que ellos también puedan comprenderlos.

fabulas para imprimir gratis

Algunas de las ventajas de usar los cuentos y fabulas infantiles son las siguientes:

  • Ayudan a mejorar la memoria, ya que los niños tienden a memorizar las historias que más les gustan, siendo capaces de contarlas después por ellos mismos.
  • Transmiten valores que los niños necesitan para madurar y hacerse mejores personas.
  • Mejoran su lado creativo, imaginando lo que pasa en la historia en su cabeza, que luego pueden desarrollar de diferentes formas: haciendo dibujos, en una obra de teatro, usando juguetes para recrearlo, etcétera.
  • Hacen reflexionar a los niños cuando hacen algo que no deben y aprenden de sus propios errores viéndolos en otros personajes desde otra perspectiva.

Por todas estas razones, las siguientes fábulas cortas para niños os serán de gran ayuda para enseñar y divertir a los peques de la casa, así como recordar momentos de vuestra propia infancia, con los cuentos que vuestras abuelas ya os contaban antes de ir a dormir.

Las mejores fábulas cortas para niños

El conejo y el cerdo

Había una vez un conejito muy veloz que presumía de tener las zapatillas más bonitas, limpias y cuidadas de todo el bosque. Decía que eran la razón de su velocidad, y que con ellas nunca nadie podría vencerle. Todos le tenían mucho respeto a él y sobre todo a sus zapatillas, por lo que nadie se atrevía nunca a retarle en una carrera.

fabula inventada por niños

En el mismo bosque, vivía un pequeño cerdito que tenía mucha envidia de las relucientes zapatillas del conejo. El pobre cerdito vivía en una charca de barro, y por mucho que intentaba cuidar sus zapatos, siempre se veían llenos de barro. Él quería tener unas zapatillas como las del conejo, pero sabía que por mucho que las cuidara, el su charca se acabarían ensuciando.

Un día, el conejo, sabiendo la envidia que tenía el cerdito de sus zapatillas, le retó a una carrera para burlarse de él. El cerdito se vio acorralado y no pudo decir que no.

El día de la carrera, el cerdito no lo pensé dos veces, y corrió tanto como pudo, pensando en ser el ganador y poniendo todo su esfuerzo para no quedar mal. A pesar de que sus zapatillas no eran ni las más bonitas ni las más limpias, acabó la carrera antes que el conejo, ¡y le ganó! Aunque nadie podía entender la rapidez del cerdito, consiguió ganar al conejo y a sus superzapatillas, todo porque se había esforzado más que nadie.

Moraleja: No importa qué zapatillas lleves, si pones todo tu esfuerzo para llegar a la meta, puedes ser el más rápido. Confía en tus posibilidades, y no en las cosas materiales que tienes, porque puedes sorprenderte a ti mismo y a los demás.

Pedro y el lobo

Había una vez un travieso pastor llamado Pedro, al que le gustaba mucho gastar bromas a los habitantes del pueblo. Un día que estaba muy aburrido, se le ocurrió la broma más pesada de todas, y empezó a gritar desde las afueras del pueblo para que todo el mundo se enterase:

– ¡Que viene el lobo, que viene el lobo! ¡Ayudadme!

Los vecinos asustados corrieron cargando palos y escopetas para salvarle, pero al llegar al sitio de dónde venían los gritos, se encontraron a Pedro en la rama de un árbol partiéndose de la risa, ya que todo había sido una broma y el lobo no había aparecido.

leyendas infantiles cortas españolas

Algunos días después, Pedro decidió repetir la misma broma:

– ¡Que viene el lobo, socorro! ¡El lobo! ¡Ayudadme!

A lo que corrieron de nuevo los pueblerinos asustados para salvar al niño del terrible lobo. Pero Pedro estaba de nuevo en el árbol de siempre riéndose:

– Pero qué tontos sois. ¡Era una broma, y os la habéis creído de nuevo!

Algunos días después, Pedro estaba paseando por el campo con sus ovejas, cuando oyó un ruido muy extraño, y de pronto se encontró cara a cara con un terrible lobo 10 veces más grande que él, que quería atacarle enseñándole sus fauces y sacándole las uñas. Pedro salió corriendo para subirse a un árbol, mientras gritaba y veía como el lobo iba matando a sus ovejas una por una:

– ¡El lobo, el lobo! ¡Ayudadme por favor! ¡Se está comiendo a mis ovejas!

Pero los vecinos, hartos de sus bromas, no acudieron esta vez en su ayuda, mientras Pedro a salvo en el árbol, veía como se quedaba sin sus ovejas. Al volver al pueblo, Pedro se había quedado sin su rebaño, y aunque sus vecinos le compadecieron, se había ganado su fama de mentiroso que al final le costó lo que más quería en el mundo.

Moraleja: Mentir al final sale muy caro, y nunca sabes cuándo tus mentiras se pueden volver en tu contra.

El cuervo y el zorro

Había una vez un cuervo en una rama muy alta del árbol, a punto de disfrutar de un delicioso queso que acababa de robar y que sostenía con su pico. Un zorro muy listo que caminaba por la zona, olió el queso, y no pudo evitar acercarse para intentar conseguirlo.

fabulas con moraleja de valores

– Hola cuervo, ¡tenía muchas ganas de conocerle a usted! Se dice en todo el bosque es su canto es como el de las sirenas, que oírle graznar es toda una delicia para los oídos de cualquiera. ¿Podría dedicarme algunas estrofas?

El cuervo, que además de ladrón era muy presumido, se creyó las palabras del zorro, y ni corto ni perezoso, se dispuso a cantar para satisfacer a su fan, y hacer gala de su preciosa voz. Pero al abrir el pico, el queso cayó al suelo.

El zorro, rápido como un rayo, fue corriendo a coger el queso, mientras que el cuervo desafinaba con su estruendoso graznido. Cuando se dio cuenta, el zorro había desaparecido llevándose el queso, y él mismo pudo oír cómo en realidad su voz no era nada bonita, sino que las palabras de adulación habían sido solo para conseguir que él dejase caer el queso. Se quedó muy triste, sin queso y decepcionado con su propia voz.

Moraleja: A veces las cosas bonitas que te dicen otros es por su propio interés, y no debes confiar en los que te digan otras personas con malas intenciones.

La familia de hormigas

Había una vez una familia de hormiguitas negras que se estaba preparando para pasar el invierno buscando provisiones. Salieron todos por el prado para recoger comida, cuando se toparon con una hormiga roja de mayor tamaño que lloraba angustiada porque había perdido dos patitas y no podía volver a su casa sin ayuda.

dibujos para colorear de la edad media para niños

El papá hormiga dijo que no podía ayudarle, porque si las hormigas negras ayudaban a una hormiga roja que no era de su especie, el resto de hormigas negras le mirarían mal, y acabaría por echarles del prado, así que decidió seguir con su trabajo, dejando a la hormiga roja llorando sola.

Pero una de las hijas de la hormiga negra sintió compasión por la pobre hormiga, y a la mitad del camino se volvió y decidió ayudarle, acompañándole a su casa para llevarla con sus papás, sin importarle si las demás hormigas negras se enfadaban y la echaban del prado.

Al llegar a la casa de la hormiga roja, la familia de ésta le agradeció tanto que llevaran a su hija con ellos, que le dieron mucha comida, toda la que podían cargar, y la llevaron a la casa de la hormiguita negra. Cuando su familia vio la cantidad de comida que habían llegado, supieron que tenían suficiente para pasar todo el invierno, y que lo habían conseguido tan solo haciendo la buena acción de ayudar a una hormiga desamparada.

Moraleja: Ayudar a los demás tiene su recompensa. Nunca sabes cuándo vas a necesitar que te ayuden a ti en un momento de necesidad.

El perro y su reflejo

Había una vez un perro que paseaba muy feliz con un gran filete de ternera en la boca. Llegó a la orilla de un lago, y al asomarse, vio su reflejo en el agua.

fabulas con moraleja largas de animales

Como no era un perro demasiado inteligente, pensé que el del reflejo era otro perro, y debido a las ondas que formaba el agua, el filete de ese otro perro se veía más grande. Envidiando el tamaño del trozo de carne del otro perro, intentó quitárselo, con tan mala suerte que al abrir la boca, se cayó su filete al agua y lo perdió.

Por la envidia y por intentar quitarle la carne al perro imaginario, se quedó sin ninguno.

Moraleja: No envidies lo que tienen los demás, sé feliz con lo que tienes porque a veces ‘la avaricia rompe el saco’.

Fábulas cortas para niños en vídeo

La fábula del zorro y las uvas

Unas de las fabulas infantiles de animales que más generaciones lleva perdurando, es la clásica del zorro y las uvas. Se cree que el zorro es una animal muy listo, pero en ocasiones no consigue lo que quiere, porque quizás la inteligencia no es el fuerte de este animal.

La fábula de la hormiga y la paloma

La fábula de la hormiga y la paloma es otra de las fábulas cortas para niños más divertidas que suele gustar mucho a los peques. Es perfecta para que los niños aprendan que en ocasiones hay que pedir ayuda porque sin los demás no podemos hacerlo todo nosotros mismos.

La fábula del león y el ratón

Por muy fiero que sea un león, a veces necesita la ayuda de alguien tan insignificante como un pequeño ratoncito. Y es que los animales más pequeñitos e indefensos también tienen su función en este mundo, y en ocasiones es incluso más importante que la de los grandes.

La fabula de la liebre y la tortuga

¿Y qué me dices de la fábula de la liebre y la tortuga? Es quizás la más extendida de todas las fábulas cortas para niños en todo el mundo, pero, ¿te acuerdas exactamente de cómo transcurría la historia?

La fábula de la ratita presumida

La ratita presumida no es un cuento, sino una fábula, porque las fábulas tienen como protagonista a los animales y al final siempre hay una enseñanza. Era mi historia favorita cuando era pequeña, y también una de las favoritas de mi hija.

Con toda esta recopilación de fábulas cortas para niños, tendrás mucho material didáctico para pasar grandes momentos en familia, contando historias que gustan a los peques y de las que pueden aprender muchas cosas. Pero si quieres muchas más fábulas sobre divertidos animalitos, hay muchos libros recomendados para niños que tienen recopilaciones de las mejores.

A través de Internet puedes encontrar los mejores precios en libros de fábulas infantiles, ¡así que aprovecha! Si te gustó el artículo, no te pierdas tampoco los siguientes artículos del blog relacionados:

Las 10 mejores fábulas cortas para niños con moraleja
5 (100%) 4 votes
Etiquetas: , , .

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Free WordPress Themes - Download High-quality Templates