Qué es el botulismo infantil y cómo prevenirlo

Aunque es una enfermedad mucho menos habitual en nuestros días, el botulismo infantil sigue siendo un grave riesgo para los bebés que los padres no deben pasar por alto. Causado por una infección bacteriana, esta puede afectar a los pequeños desde el nacimiento y hasta los 12 meses de edad.

que sintomas tiene el botulismo en bebés

¿Cómo se contrae esta enfermedad? ¿Cuáles son los síntomas que nos ayudan a identificarla? ¿Qué riesgos tiene para los bebés y niños pequeños? ¿Hay alguna forma de prevenirla?

Publicidad

A través de esta completa guía de salud, te contamos que es botulismo en bebés y todo lo que debes saber. Presta atención a las diferentes vías de infección, y sobre todo a la sintomatología que podría ser muy grave si no es tratada correctamente a tiempo.

¿Qué es el botulismo infantil?

El botulismo es una enfermedad infecciosa poco frecuente, pero que resulta grave, e incluso puede ser mortal en niños. Está causa por la bacteria Clostridium botulinum, la cuál libera una toxina que ataca el sistema nervioso, desencadenando una serie de síntomas.

Esta bacteria puede acceder al organismo a través de diferentes vías. La más habitual es la vía digestiva, con el consumo de alimentos contaminados por las esporas. Las esporas proliferan dentro del tubo gastrointestinal del bebé y producen las toxinas, que son absorbidas en el intestino y pasan a la sangre.

que es la enfermedad botulismo

Publicidad

Concretamente el botulismo infantil se suele presentan en bebés desde los 6 días de vida y hasta los 12 meses. Aunque los niños de cualquier edad y los adultos también pueden sufrir la infección, son bebés son la población de mayor riesgo.

El botulismo está considerado como una emergencia médica que necesita ser tratada de inmediato. Las toxinas atacan rápido y pueden provocar síntomas muy peligrosos en pocas horas. Por ello es importante prevenirlo o tratarlo rápidamente si se sospecha de intoxicación o infección.

Causas del botulismo en niños

Las esporas de Clostrium botulinum se pueden encontrar en el suelo y en aguas contaminadas no potables. Pueden mantenerse vivas durante muchos años, preparadas para atacar cuando tengan la oportunidad de reproducirse en una persona que actúe de huésped.

El mayor riesgo de contaminación por botulismo se encuentra en los alimentos que hayan estado en contacto con el suelo, o en verduras y frutas no lavadas que hayan sido regadas con agua contaminada.

personas con botulismo

También es frecuente encontrar las esporas en conservas caseras, embutidos, ahumados, o incluso en la miel natural, que no hayan sido tratados térmicamente alcanzando una temperatura mínima para acabar con ellas. Las esporas se mantienen en los botes de conserva el tiempo necesario hasta ser ingeridas y contaminar a los consumidores.

Al igual que el tétanos, el botulismo se puede contagiar por contacto directo con la bacteria a través de una herida. Sin embargo, en el caso del botulismo infantil, es mucho más frecuente la intoxicación gastrointestinal.

Botulismo del lactante y consumo de miel

Aunque el botulismo se pueda encontrar en un bote de conserva de tomate frito casero, unas verduras encurtidas, fruta el almíbar o mermelada, conservas de carne, pescado, marisco, o cualquier otro alimento, en los niños lo más habitual es la intoxicación por miel. Este es un alimento que supone un alto riesgo de contaminación, sobre todo si es miel natural de abeja.

Esto es debido a que las abejas que viven en la naturaleza pueden atrapar las esporas de Clostridium en sus patas, actuando como vector de transmisión desde el suelo hasta el alimento final, como es la miel.

como saber si una conserva tiene botulismo

La miel de abeja natural, considerada como un alimento puro, no se suele tratar térmicamente para no alterar sus propiedades. Los padres creemos que es muy buena para alimentar a los bebés, y caemos en el error de poner su salud en peligro.

Los niños menores de 1 año son más vulnerables a la infección por botulismo. Es por esto que se recomienda no empezar a dar miel a los menores de 12 meses como parte de su alimentación complementaria. No obstante, lo mejor es seguir aplazando el consumo de miel en niños el mayor tiempo posible, o al menos, recurrir a una miel de la que estemos totalmente seguros.

Publicidad

Cuáles son los síntomas del botulismo en niños

Ya sabemos como se contrae el botulismo infantil, pero, ¿cuáles son las señales que podemos identificar si un niño está enfermo? Si crees que tu bebé podría estar sufriendo una intoxicación por la toxina botulínica, presta atención a estos síntomas:

  • Respiración costosa o incluso deja de respirar
  • Succión débil
  • Dificultad para tragar
  • Boca seca
  • Nauseas, vómitos y calambres en la tripa
  • Ojos cerrados o párpados caídos
  • Flacidez muscular en todo el cuerpo
  • Debilidad facial
  • Parálisis corporal que se extiende desde el tronco hasta las extremidades
  • Ausencia del reflejo de arqueada, por lo no puede tensar la espalda
  • Cabeza caída hacia detrás
  • Cansancio extremo o letargo
  • Llanto muy débil

enfermedad botulismo infantil

Los síntomas de botulismo infantil pueden llegar a aparecer entre 8 y 36 horas desde que el niño ha consumido las esporas de la bacteria hasta que hacen efecto. El más grave de todos es la parálisis, que comienza a darse cuando la infección se extiende por todo el cuerpo.

Entre las posibles complicaciones de esta enfermedad destaca la insuficiencia respiratorio. Se considera que el botulismo en niño es potencialmente mortal, así que ante cualquier síntoma, no hay que dudar en acudir rápidamente a urgencias.

Tratamiento del botulismo infantil

Hace algunas décadas, los niños que se infectaban con Clostrium botulinum solían fallecer debido a la enfermedad, ya que no había medios para tratarla. En la actualidad, y debido a las mejoras sanitarias y a la información que existe, es una infección muy poco probable. No obstante, no debemos desestimarla.

Por suerte, ya existe un tratamiento específico, como es el uso de la inmunoglobulina botulínica, también conocida como antitoxina botulínica. Este tratamiento se aplica en el hospital, asegurando que el bebé se recuperará por completo.

botulismo infantil sintomas

El tratamiento requiere de hospitalización, a través de la cual se controlará la efectividad de la intervención. Los especialistas tratarán los posibles problemas respiratorios, garantizando también una nutrición adecuada con sonda en las primeras etapas en las que el bebé no puede alimentarse correctamente.

En algunos casos más graves se requiere incluso soporte respiratorio. Aunque por lo general, si la enfermedad se detecta a tiempo y se trata correctamente, el pronóstico de recuperación es muy bueno para los menores lactantes.

¿Cómo prevenir el botulismo en bebés y niños pequeños?

Ahora que ya sabes qué produce el botulismo infantil, puedes actuar correctamente para evitar que los peques se contagien con esta bacteria. Hemos visto dos vías de contagio; la primera a través de los alimentos y la segunda por contacto con una herida.

Si bien no todas las mieles están contaminadas, la recomendación general es que este alimento no se dé de ninguna manera a los niños menores de 1 año. A partir de esta edad, al igual que otros alimentos, se puede ir incluyendo poco a poco en la dieta de los peques, siempre con cuidado y prestando atención a la seguridad alimentaria del producto.

Otros alimentos envasados deben revisarse con cuidado. La presencia de las esporas de la bacteria no es latente, ya que no produce cambios de olor, sabor ni de apariencia en los alimentos, y es imposible detectar cuándo están contaminados.

botulismo sintomas y tratamiento

Por ello, es recomendable no consumir alimentos envasados de manera casera, ni ahumados, embutidos, carne de cerdo o jamón curado, frutas o verduras de dudosa procedencia. Los alimentos conservados a un pH poco ácido son los más propensos a contaminarse. Si están en un bote de cristal, y al abrirlo no se oye el ‘pop’ que hace la tapa al romper el vacío, es importante desecharlos. Deséchalos si el bote o la lata están dañados, agrietados, hinchados, o si hay espuma en el interior.

Del mismo modo, las consecuencias del botulismo infantil que se contrae a través de las heridas son tanto o más peligrosas que el tétanos en niños. Evita que los niños jueguen en zonas peligrosas donde puedan cortarse o hacerse heridas y contaminarse con estas bacterias que están de manera natural en todas partes.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 2 Promedio: 5)
Publicidad

Sobre Pili Rodriguez

Diplomada en Nutrición Humana y Dietética. Licenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos. Máster Universitario en Microbiología y Parasitología. El Blog de tu Bebé es una ventana digital para dar respuesta a dudas que tenemos los padres durante el embarazo, crianza de los niños, alimentación y otros temas. ¡Te ayudaré encantada!

Un Comentario

  1. Muchas gracias, cuanto más conozcamos más fácil será prevenirlas!

    Besos!

    A. Moreno

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *