Cómo lidiar con un hijo tóxico

Por muy buena educación que le demos a nuestros hijos, hay rasgos de su personalidad que son innatos, o que incluso adquieren de otros entornos fuera de su hogar. Hoy en día se está hablando mucho del concepto de hijo tóxico, una forma de ser de los niños y adolescentes que trae de cabeza a muchos padres.

como poner límites a padres tóxicos

Aunque dentro de una familia se considera que los adultos son los que pueden afectar a los niños de manera positiva o negativa, los más pequeños tienen un papel tanto o más importante. Los hijos tóxicos pueden destruir hogares y hacer mucho daño, y lo peor es que los padres no sabemos cómo actuar.

Publicidad

¿Crees que tu hijo podría ser una persona tóxica? ¿Se comporta como un manipulador, agresivo y desafiante la mayor parte del tiempo? Vamos a ver qué recomiendan los expertos en psicología para tratarlos.

Descubre cuáles son las características de un hijo tóxico, cómo reconocerlos y actuar con ellos, y lo más importante: la mejor manera para lidiar con el problema, con el fin de acabar con ese ambiente hostil.

¿Qué es una persona tóxica?

Una persona tóxica es toda aquella cuyo comportamiento provoca en los demás un sentimiento negativo constante. Es decir, estar a su lado, escucharla, tratarla, hace que desarrolles una emoción muy desagradable, que te deja muy mal cuerpo y te chupa toda la energía.

Suelen ser personas que siempre se están victimizando, y que todo lo negativo les pasa a ellas. Además son egocéntricas, ya que piensan en sí mismas, sin darse cuenta de los malos sentimientos que proyectan en los demás.

Publicidad

dependencia emocional madre-hijo adulto

Sus quejas son constantes, es muy duro escucharles hablar, porque todo lo que tienen que decir es negativo. Pero es que además mienten mucho, no tienen autocrítica, y por supuesto, no son nada empáticas.

El término de persona tóxica viene de la toxicidad que van soltando poco a poco en las personas con las que tratan. Es como si te intoxicaras con todo lo que malo que les pasa. Es una sensación lenta pero constante. Cuando te vienes a dar cuenta, estás hasta arriba de tanta negatividad, y a veces es muy difícil poner límites o quitarte a esa persona de encima.

Comportamiento de un hijo tóxico

Las personas que tienes a tu alrededor pueden ser muy tóxicas. Un compañero de trabajo, alguien a quien consideras un amigo, incluso un familiar más cercano o lejano. Pero, ¿y si se trata de un hijo tóxico? ¿Cómo puedes sacarlo de tu vida?

Si bien puedes mantener un margen con cualquier otra persona que te transmite sentimientos negativos, en el caso de los niños que son de tu familia la cosa se complica. Hay veces que creemos que nuestro hijo o hija es rebelde, que está pasando por una fase, o que tiene un comportamiento difícil de manejar.

educar a un hijo tóxico

No obstante, los niños tóxicos también existen, y hacen el mismo daño o más a los padres que tienen que tratarlos a diario. Para saber si tu peque es una persona tóxica, hay algunas pautas que puedes analizar para ver si cumple con estas características:

Tiranía

Un hijo tóxico suele tener una actitud desafiante la mayor parte del tiempo. Son mandones, derrochan autoridad, y siempre tienen que centrarse en ellos mismos para lograr lo que quieren en cada momento.

Son más propensos a tener un comportamiento agresivo con las madres, y menos con los padres. Las mujeres de las familias son las víctimas principales, incluso las abuelas o las hermanas, ya que por cultura, las personas tóxicas inciden mayor miedo en los familiares del sexo femenino que tienden a ser más complacientes.

Egoísmo

El egoísmo es otra de las características de los hijos desagradecidos. Son caprichosos, y sienten que lo merecen todo. Necesitan cubrir sus impulsos en todo momento, de manera instantánea, o si no se enciende su ira.

como tratar a un hijo adulto tirano

Estas personas solo miran por ellas mismas, y no les importa cómo se sientan los demás. Su discurso se centra en ellos en todos momento, y por lo general, los comentarios siempre son negativos.

No te pierdas el artículo de nuestro blog de cómo enseñar a tu hijo a compartir, ¡te sorprenderá!

Falta de empatía

Estos niños no son capaces de ponerse en el lugar de los demás. Ni en el de sus padres, ni si quiera en el del resto de sus hermanos, que tienen exactamente el mismo derecho. Tienen la sensación de que ellos son lo más importante, porque no tienen suficiente en ningún momento.

No son capaces de experimentar sentimientos como el amor o la compasión hacia su familia. Tampoco se sienten culpables, ni saben cómo pedir perdón, porque realmente, no se dan cuenta de que han hecho algo malo.

Aprende en este enlace del blog a cómo trabajar las fortalezas con éxito en los niños.

Publicidad

Manipulación

Un hijo tóxico es experto en el arte de la manipulación. Los padres creen que lo están haciendo mal con ellos, y se forma un círculo vicioso del que, con el tiempo, es mucho más difícil salir.

Quizás en el colegio o en su grupo de amigos no sean tan manipuladores. Pero en el entorno familiar hacen todo lo posible para que sus padres se sientan fatal y acaben dándole todos los caprichos deseados.

hijos adultos que faltan el respeto a sus padres

Baja tolerancia a la frustración

Uno hijo tóxico está acostumbrado a tener lo que quiere. Cuando algo no les sale como esperaban, se vuelven violentos. Es normal que en estas situaciones se irriten y se muestren agresivos. Es una reacción primaria propia de los niños egoístas.

Para los padres es más fácil tenerlos contentos dándoles todo lo que pueden. Pero si llega un momento en que toca decir No, no soportan la negativa y se frustran.

Incapacidad para sociabilizar

Cuando se hacen mayores, los hijos tóxicos no saben mantener relaciones sanas con otras personas. Están acostumbrados a manipular a los miembros de su familia, y por ello no saben socializar correctamente con otros.

Es habitual que estas personas tengan relaciones de amistad muy superfluas, y sobre todo se mueven por interés. Lo mismo pasa con sus relaciones de pareja, ya que necesitan someter a los demás para seguir cumpliendo con su papel.

Cómo tratar a los niño tóxicos

Lidiar con un hijo tóxico es una tarea muy complicada para los papás. Tener a una persona así dentro de la familia hace que la convivencia en el hogar sea altamente difícil, pero siempre hay solución para todo.

como sacar a tu hija de una relación tóxica

Es muy importante saber que la educación que le damos los padres a nuestros hijos es crucial para que aprendan a ser generosos, respetuosos y para que desarrollen empatía por los demás. Además de ello, cuidar el entorno en el que se mueven fuera de casas es también primordial.

¿Qué es lo que puedes hacer para evitar o tratar a tiempo a tus hijos tóxicos? Los expertos en psicología infantil nos dan algunas pautas que te pueden venir muy bien:

Poner normas

Los niños necesitan aprender por sí mismos; tener cierta libertad y equivocarse por su cuenta. Pero hay ciertos límites que no debes cruzar, y por su seguridad, los padres debemos ponerles normas.

Hazlo de manera clara y consensuada con tus hijos. Detecta cuáles son los problemas que pueden presentarse, y advierte a tus pequeños de lo que podría pasar. Crea unas normas para su protección, y asegúrate de que todos los miembros de la familia, incluso los mayores, las cumplen. ¡Da buen ejemplo!

Comunicación

La comunicación es la clave de la educación de los hijos. Si no hablas con los peques, ¿cómo vas a saber qué les pasa, tanto lo bueno como lo malo? Tienes que aprender a dialogar y estrechar lazos comunicativos.

como tratar a un hijo desagradecido

Hacer reuniones familiares frecuentes para hablar de temas serios es muy útil en cualquier familia. Dale apoyo a tus hijos, no les riñas. Dedícate a darles buenos consejos, prevención, y sobre todo escúchales para saber cómo tienes que actuar para llevarles por el buen camino.

Actitud positiva

Una persona tóxica por lo general tiene actitud negativa ante la vida. O al menos esto es lo que trasmite a los demás. Si no quieres que tus hijos sean así, no hagas tú lo mismo.

Mantén una forma de ser positiva. Todo tiene solución en la vida, incluso los peores problemas. Enseña a tus hijos que es mejor centrarse en las cosas que te proporcionan felicidad, antes que buscar problemas en todo. Lo notará toda la familia.

No educar con premios

Un problema que tienen los niños egoístas es que se han educado a base de recibir premios y más premios. No cometas este error con tus hijos. Y si ya lo has hecho sin darte cuenta, es el momento de repararlo.

Motivar a los niños a base de premios, regalos y alabanzas no está bien para ellos. Se convertirán en adultos frustrados cuando sean mayores y no consigan lo mismo. En la vida hay cosas que se tienen que hacer porque es lo correcto, y sus comportamientos positivos son buenos para los demás, pero ellos mismos son los primeros beneficiados.

que hacer con un hijo problematico

Busca un profesional cualificado que pueda prestar ayuda a padres con hijos problemáticos. En ocasiones, alguien que medie entre las dos partes es la mejor forma de lograr un entendimiento.

Cuanto antes empieces a tratar este comportamiento de un hijo tóxico, mejor será la relación que tengáis en el futuro. Y no solo lo hagas por ti, si no también por convertir a tu hijo o hija en un adulto que sea más empático  y generoso con los demás, y sobre todo que sepa encontrar la felicidad en esas pequeñas cosas que merecen la pena.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Publicidad

Sobre Pili Rodriguez

Diplomada en Nutrición Humana y Dietética. Licenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos. Máster Universitario en Microbiología y Parasitología. El Blog de tu Bebé es una ventana digital para dar respuesta a dudas que tenemos los padres durante el embarazo, crianza de los niños, alimentación y otros temas. ¡Te ayudaré encantada!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *