Inicio » Salud » Lentillas para niños; ¿Cuándo pueden empezar a llevarlas?

Lentillas para niños; ¿Cuándo pueden empezar a llevarlas?

Las lentes de contacto se han convertido en una de las alternativas más prácticas a las gafas para corregir determinados problemas de visión. Muy cómodas y seguras de llevar, cada vez son más comunes las lentillas para niños, adaptadas a las necesidades de los más pequeños de la casa.

lentillas infantiles recomendaciones

Muchos niños necesitan llevar gafas desde bien pequeños para poder ver correctamente. En ocasiones las gafas no son del todo compatible con determinadas actividades, como puede ser la práctica de algún deporte o pasar el tiempo al aire libre.

¿Tú también estás planteándote la opción de recurrir a las lentillas infantiles para tu hijo o hija? En varios sitios web puedes encontrar recomendaciones para hacer un correcto uso de las lentillas correctoras para niños. Por ejemplo, a través de www.visiondirect.es.

¿Pueden usar lentillas los niños?

Los ojos de los niños, al igual que los de los adultos, están perfectamente preparados para tolerar el uso de lentillas desde una edad bien temprana. El punto de inflexión para saber si un niño puede llevar o no lentillas depende en mayor parte de la responsabilidad que conllevaría para ellos.

El uso de lentillas precisa de una correcta manipulación e higiene para evitar cualquier tipo de infección o daños oculares. Por este motivo no es cuestión de edad, si no de que los niños sean capaces de mantener una disciplina constante para que sus ojitos no sufran.

riesgos de las lentillas en los niños

De hecho, las lentes de contacto son una alternativa muy usada para la corrección de afecciones oculares congénitas en bebés, prácticamente desde su nacimiento. Si bien a estas edades es responsabilidad de los padres hacer un buen cuidado del manejo de las lentillas, cuando el niño adquiere cierta independencia son otros los factores que afectan a la salud de los ojos.

Si crees que tus hijos, a cualquier edad, están preparados para ponerse lentillas, no hay ningún problema para ello. Ya sea para la corrección de un problema de visión, como si deseas comprar lentillas de colores baratas online para la caracterización de un divertido disfraz de Halloween o carnaval.

¿A qué edad puede usar un niño lentes de contacto?

Si no se cumplen adecuadamente los procedimientos de limpieza y uso de las lentillas, tanto los adultos, adolescentes o niños pueden sufrir cualquier tipo de complicación ocular. Entre estos problemas destacan la conjuntivitis, sequedad ocular, o en el peor de los casos, la formación de úlcera o herida en la córnea.

Según los expertos, el ojo de los niños está preparado para tolerar las lentillas a diario a partir de los 6 a 8 años de edad. Ello dependerá de las características de cada ojo, para lo cuál siempre se hace una prueba por parte de un experto en oftalmología pediátrica o en su caso, un óptico especializado.

mejores lentillas para niños

Si tras probar el uso de lentes de contacto, el ojo del niño o niña las acepta, es posible seguir adelante con el proceso. A partir de ahí, los niños tendrán que aprender y llevar a cabo sus rutinas de mantenimiento, con el fin de limitar el riesgo de infecciones.

Ello conlleva como mínimo lavarse y secarse correctamente las manos antes de manipular las lentillas, almacenarlas en su correspondiente recipiente con líquido de lentillas, y cambiarlas por un par de lentillas nuevo según la durabilidad de estas.

¿Cuáles son las mejores lentes de contacto para niños?

En la actualidad existen lentillas para corregir todo tipo de problemas de visión. Entre los más habituales en niños están la miopía, el astigmatismo o la hipermetropía, aunque las lentillas se pueden adaptar a las necesidades de prácticamente cualquier pequeñín.

como cuidar las lentillas

Según los expertos, en el caso de lo niños, las mejores lentillas son las desechables de 1 día. Además de tener mejores precios, son más fáciles de manipular para los más pequeños, destacando las siguientes características:

  • Mayor comodidad, ya que son lentillas más finas, evitando que el ojo se reseque a lo largo del día.
  • Menor mantenimiento, porque son lentillas de usar y tirar. No hay que manipular estuches ni líquido de lentillas a diario.
  • Más higiénicas, porque cada día el niño estrena nuevas lentillas, extraídas directamente de su envase estéril.
  • Uso esporádico, accesibles para determinadas situaciones en las que el uso de lentillas es mejor que el de gafas.

Lentillas para niños, recomendaciones

Aunque un niño a partir de 6-8 años pueda llevar lentillas, no quiere decir que todos los pequeños estén preparados cuando alcanzan este rango de edad. Es muy importante considerar el nivel de madurez de cada niño, evaluando si está preparado para la gran responsabilidad de utilizar lentes correctoras en lugar de gafas.

Sea cuál sea la edad a la que un niño o adolescente comience a utilizar lentillas, los padres somos los principales responsables de vigilar el cuidado de sus ojos. Los niños aprenden a colocar, retirar y cuidar las lentillas bajo nuestra tutela, haciendo un uso responsable para no dañar su salud ocular.

lentillas o gafas

Para asegurar esto, hay algunas recomendaciones que los padres debemos tener en cuenta:

  • Sigue en todo momento las recomendaciones del especialista.
  • Adapta el tipo de lentillas que mejor se adecúa a las necesidades de cada niño o niña.
  • Sobre todo al principio, vigila que tu hijo o hija siga las normas básicas de higiene para el uso de lentillas.
  • Vigila la salud ocular de los niños con frecuencia, acudiendo al oculista o al médico oftalmólogo.
  • No dejes que tu hijo abuse de las lentillas. Estas se deben usar en situaciones puntuales, combinándolo con el uso de gafas.
  • Las lentillas no se deben usar en piscinas o en la playa, ya que existe mayor riesgo de infecciones oculares. En caso de que sea necesario su uso bajo agua, es recomendable recurrir a lentillas de un solo uso, y utilizar gafas de buceo para proteger los ojos al máximo.
  • Nunca se debe dormir con las lentes de contacto puestas, a no ser que el médico indique lo contrario.
  • Es imprescindible adquirir las lentes de contacto en establecimientos de confianza, invirtiendo en marcas de calidad.
  • Las lágrimas artificiales pueden ayudar a combatir la sequedad ocular, refrescando los ojos y limpiando las lentillas sin necesidad de retirarlas.

Las lentillas para niños tienen múltiples ventajas para hacerles la vida más fácil a los peques de la casa. Es una gran responsabilidad tanto para ellos como para los padres, pero los beneficios superan a los inconvenientes, y los niños tienen una capacidad de aprendizaje que te sorprenderá.

¡Vota el artículo!

Acerca de Pili Rodriguez

Diplomada en Nutrición Humana y Dietética. Licenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos. Máster Universitario en Microbiología y Parasitología. El Blog de tu Bebé es una ventana digital para dar respuesta a dudas que tenemos los padres durante el embarazo, crianza de los niños, alimentación y otros temas. ¡Te ayudaré encantada! ?

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*