¿Se puede comer helado en el embarazo?

Comer helado en el embarazo es algo que siempre ha estado relacionado. Es común que las chicas en esta etapa sientan determinados antojos por alimentos dulces, entre los que destacan los helados de diferentes sabores.

consecuencias de comer helado embarazada

No obstante, como ocurre con muchas falsas creencias que han acompañado siempre a las mujeres durante el embarazo, también se ha dicho que comer helado es malo.

Publicidad

Al igual que hay alimentos prohibidos como el jamón, el pescado crudo o algunos tipos de queso, se ha hablado del helado como uno de los más peligrosos.

¿A qué se debe este temor a comer helado en el embarazo? ¿Existe algún tipo de prohibición? ¿Es bueno comer helados de hielo o de crema durante la gestación? Resolvemos todas las dudas sobre helados y embarazo.

Descubre los beneficios y las consecuencias negativas de incluir los polos y helados en la dieta de embarazo, y qué recomiendan los ginecólogos para cuidar la salud de la futura mamá y del bebé.

¿Puedo comer helado durante el embarazo?

Muchas mujeres durante el embarazo experimentamos antojos culinarios de determinadas cosas que quizás no tomábamos antes de estar encinta. Concretamente a mí me paso que me apetecía mucho más comer cosas heladas y dulces, y no podía evitar tomar helados constantemente.

Publicidad

Los helados italianos caseros han sido siempre mi perdición, y mucho más por el efecto de las hormonas del embarazo que aumentó mi apetito por lo dulce. Estos se pueden consumir sin ningún problema siempre que en su elaboración se sigan las correspondientes pautas de higiene.

comer helado en el embarazo

El principal riesgo de comer helado en el embarazo es que estos se elaboren con leche o huevos crudos. Si estos y otros ingredientes se han tratado bien, no existe riesgo para la madre o el feto de sufrir cualquier problema de salud.

Por otro lado, los helados industriales que se pueden encontrar en supermercados como Mercadona, Lidl, Aldi, Carrefour, Alcampo y marcas como Haagen Dazs, Ben and Jerry’s, Maxibon, o los clásicos helados almendrados de Magnum, cumplen con todas las normas de seguridad alimentaria y se pueden tomar sin riesgo alguno.

Beneficios nutricionales del helado

Un buen helado no es malo para la mujer embarazada. De hecho, si se toma dentro de una dieta sana y equilibrada, puede convertirse en el mejor aporte de algunos nutrientes esenciales.

Como otros alimentos dulces, el consumo de helado en el embarazo debe ser ocasional, sin abusar por mucho antojo que se tenga. No es bueno reprimir del todo estas apetencias cuando la mujer goza de excelente salud.

Y es que una porción de helado de aproximadamente 100 gramos aporta los siguientes nutrientes:

  • Calorías: 240 kcal
  • Proteínas: 7 gramos
  • Hidratos de carbono: 24 gramos
  • Azúcares: 20 gramos
  • Grasa: 11 gramos

helado embarazo

Los helados de crema aportan también vitamina A, vitamina B12 en pequeñas cantidades, y minerales como fósforo, calcio, potasio y magnesio.

Para limitar el consumo de grasa y azúcares, hay opciones light que tienen menos calorías y sustituyen el azúcar por edulcorante, como por ejemplo un helado de yogur o incluso un helado vegano.

¿Cuánto helado se puede comer en el embarazo?

Por muchas ganas que tengas de atiborrarte a helados todos los días durante el embarazo, ningún alimento tomado en exceso es bueno.

Ya sea un helado de chocolate, de coco, de leche merengada, vainilla, nata, fresa, o un helado industrial de Mars o Ferrero Rocher que están de muerte, la recomendación es tomar uno por día como máximo.

helados que puedes comer embarazada

Esto no se debe a que el helado sea bueno o malo de por sí, si no a que se trata de un alimento cuyo aporte nutricional no es el mejor dentro de la dieta. La mujer embarazada necesita seguir una dieta rica en nutrientes, variando los alimentos que incluye en su menú, y limitando los dulces con alto aporte en azúcar y grasa.

Publicidad

También hay que tener en cuenta que los helados de café o de té verde, que también están deliciosos, contienen cafeína. Esta sustancia tampoco es mala durante el embarazo, pero sí debe controlarse para no tomar en exceso y alternar el metabolismo de la mamá y el feto.

¿Hace mal comer helado en el embarazo?

Como ya hemos visto, comer helado estando embarazada hoy en día no es malo. Antiguamente sí que había un mayor riesgo al consumir helados caseros, por el riesgo de infección a través de algunos ingredientes crudos que se emplean para su elaboración.

se puede comer helado durante el embarazo

En la actualidad no hay ningún problema en tomar helado industrial, e incluso en cualquiera de las heladerías artesanales en las que siguen un riguroso control de sanidad.

Solo en algunos casos se recomienda limitar o evitar el consumo de helado durante el embarazo. Los principales motivos son los siguientes:

Ganancia de peso

Los helados son alimentos altamente calóricos, y en el embarazo existe un mayor riesgo de aumentar de peso. Para evitar problemas de salud en la mamá y el bebé, si existe un sobrepeso previo, o la ganancia de peso está por encima de los límites de control, es mejor no tomar helado ni cualquier otro alimento que engorde.

Diabetes gestacional

Por lo general, los helados contienen un alto contenido en azúcar, y no están recomendados en el caso de diabetes.

engordar en el embarazo

Tampoco se deben tomar si la embarazada tiene una menor intolerancia a la glucosa, generada por efecto de las hormonas. Más información sobre la diabetes gestacional pinchando aquí.

Intoxicaciones

Por último cabe destacar que se han dado caso en el embarazo de intoxicación por listeria. Esta es una bacteria que se encuentra en la leche y que no se elimina por las bajas temperaturas de congelación. Las infecciones en la madre afectan al crecimiento del feto, aumentando el riesgo de aborto involuntario o parto prematuro.

Ante la duda de si un helado casero es totalmente seguro o no, es preferible evitarlo y decantarse por otro tipo de postre. Descubre cuáles son los alimentos prohibidos en el embarazo.

Falsos mitos sobre comer helado

Desde hace varias décadas hay un falso mito sobre comer helado en el embarazo que se lleva transmitiendo de generación en generación. Este mito dice que si la futura madre toma helado, el frío podría afectar al desarrollo del cerebro del bebé.

antojo helado embarazo

Como puedes imaginar, no hay ningún fundamento científico que respalde este pensamiento. Por supuesto que el frío no afecta al bebé de ninguna forma. Como mucho, podría causar un constipado en la madre si esta tiene las defensas del sistema inmune bajas.

Consejos para futuras mamás amantes de los helados

Para poder disfrutar de un rico helado en cualquier momento del embarazo, hay algunas recomendaciones que pueden venir muy bien a las futuras mamás:

  • Escoge helados hechos con leche previamente pasteurizada
  • Los helados procesados son absolutamente seguros
  • Evita tomar helados caseros de dudosa procedencia, tanto si estás embarazada como si no
  • Si te gusta tomar helado con frecuencia, es mejor decantarse por aquellos que son bajos en grasas y sin azúcares
  • No abuses del consumo de helados, tomándolos de manera ocasional
  • Sigue una dieta sana y equilibrada, controlando el consumo de dulces
  • Consulta con tu médico si puedes comer helado en el embarazo
  • No dudes en hacerte las correspondientes analíticas para detectar problemas de diabetes gestacional a tiempo

Entonces, ¿las embarazadas pueden comer helados? ¡Por supuesto que sí! Con un poquito de precaución y de sentido común, todas podemos darnos ese pequeño placer en cualquier momento del año. ¡No te quedes con las ganas de comer helado en el embarazo!

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Publicidad

Sobre Pili Rodriguez

Diplomada en Nutrición Humana y Dietética. Licenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos. Máster Universitario en Microbiología y Parasitología. El Blog de tu Bebé es una ventana digital para dar respuesta a dudas que tenemos los padres durante el embarazo, crianza de los niños, alimentación y otros temas. ¡Te ayudaré encantada!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *