Inicio » Salud » Tos Ferina en bebés; Síntomas y cómo evitarla

Tos Ferina en bebés; Síntomas y cómo evitarla

Se conoce como tos ferina (en ocasiones también escrito como ‘tosferina’), a la tos intensa que se produce en los bebés y niños menores, que se repite hasta dejar el pequeño sin aliento. Este tipo de tos está causada por una bacteria que infecta las vías respiratorias muy contagiosa entre los niños y también en adultos.

La enfermedad no tiene por qué causar daños graves en los adultos, pero la tos ferina en los bebés puede ser muy peligrosa debido al riesgo de ahogo que puede causar una tos recurrente en el niño. Por ello, es muy importante que los padres hagamos todo lo posible para evitar el contagio, y para proteger al bebé de la infección.

Tos ferina en bebés

Vamos a cómo se contagia la bacteria de la tosferina, los síntomas de la tos ferina en bebés y las vacunas que ayudan a los niños a prevenir los riesgos causados por esta tos tan peligrosa para ellos.

¿Qué es la tos ferina en bebés? ¿Cómo se contagia?

La tos ferina en bebés es una enfermedad que causa una tos muy molesta en los niños, incluso pudiendo dejarlos sin aliento. El niño corre riesgo de perder la respiración, por ello es importante que los padres actuemos de forma correcta, previniendo y tratando el problema a tiempo.

El contagio de tos en recien nacidos suele darse a través de los padres y hermanos sin que nos demos cuenta, siendo peligroso en los pequeños que aún no están vacunados y no tienen un sistema inmune desarrollado para combatir la enfermedad. Este contagio puede darse también si los padres y hermanos ya se vacunaron cuando eran bebés, ya que la vacuna no es para siempre.

Tosferina bebes

En adultos y niños mayores no es un enfermedad peligrosa, y suele cursar como un resfriado normal, pero la tos en bebé de 2 meses y menos, puede ser un riesgo si no ha sido vacunado para ello. No obstante, el contagio en niños no vacunados no tiene que ser alarmante, porque hay tratamientos efectivos que pueden curar la enfermedad si los aplicamos a tiempo.

Los padres debemos estar alerta del contagio de tos ferina en lactantes, sobre todo en niños menores de 6 meses que aún no hayan sido vacunados, porque son el grupo de población más vulnerable frente a esta enfermedad.

Tos ferina en lactantes; cómo detectarla

La primera etapa de la tosferina en bebés de 2 meses aproximadamente, es la más contagiosa, pero también la etapa en la que es más difícil detectarla. Cursa como un resfriado normal, con mocos, estornudos, tos suave y fiebre no demasiado elevada.

Tosferina bebe

Las siguiente etapas pueden prolongarse de 2 a 4 semanas, y en ellas ya empezaremos a notar tos mantenida e intensa y fiebre que puede ser o no bastante alta. La tos que produce esta enfermedad es muy particular, y puede ayudarnos a detectarla; se trata de una tos repetida en la que el bebé no puede respirar, y justo cuando termina va seguida de un ruido peculiar que se produce por la entrada brusca de aire que el bebé repone para poder seguir respirando.

El bebé puede ponerse morado al no poder respirar bien a causa de tanta tos, produciéndose vómitos en algunos casos. Es muy importante que los padres llevemos al bebé rápidamente al pediatra cuando notemos estos síntomas de tos ferina en bebés, porque en casos graves el niño necesita un tratamiento que se le dará tras el ingreso en el hospital.

Vacuna de la tos ferina en bebés de un mes

Aunque no todos los niños tienen el riesgo de pasar por esta enfermedad en sus primeros meses de edad, es una vacuna muy utilizada en España, ya que es muy contagiosa y puede ser peligrosa si no se trata a tiempo al bebé.

La mejor forma de prevenir la enfermedad de la tosferina en el bebé es aplicar la vacuna triple bacteriana DTPa, especial para la difteria, tétanos y pertussis acelular. Esta vacuna se pone en bebés a los 2, 4 y 6 meses de vida, en 3 veces hasta logra la inmunidad completa del bebé, aplicando un refuerzo a los 15-18 meses y también a los 4-6 años.

Tosferina en bebés

Es muy importante que los padres seamos precavidos con los bebés antes de que tengan la primera vacuna, evitando que los bebés estén expuestos a la bacteria antes de los 2 meses de edad. También tener cuidado cuando el niño es menor de los 6 meses, porque el resto de dosis no han sido aplicadas aún y la prevención no es completa.

Los niños a partir de 10 años pierden la inmunidad, y es necesario que a partir de esta edad, tanto los pequeños como los adultos tomemos las precauciones necesarias para no contagiarnos con esta enfermedad.

No obstante, la tos ferina es una enfermedad muy contagiosa, pero cada vez menos frecuente en Europa, por lo que es importante que tomemos precauciones, pero que no nos preocupemos en exceso, simplemente proteger bien al bebé y a los que le rodean, por la salud de familia.

Tos Ferina en bebés; Síntomas y cómo evitarla
5 (100%) 1 vote
Etiquetas: , .

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Free WordPress Themes - Download High-quality Templates